Columna

Desde el exilio...Por un SNTE sin cacique ni líder moral


Por CF de J

El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) ha sido manejado en sus distintas etapas por caciques que se han adueñado para usarlo como moneda de cambio para posiciones políticas o para enriquecerse con las cuotas sindicales.

En 1972 Carlos Jongitud Barrios toma por la fuerza las instalaciones del SNTE, desde luego con el apoyo del presidente Luis Echeverría Álvarez, y desconoce al líder magisterial Carlos Olmos Sánchez títere del cacique Jesús Robles Martínez.

Carlos Jongitud  con su organización ´´Vanguardia Revolucionaria ‘se convierte en líder del SNTE y posteriormente en líder ´´moral ‘del sindicato de maestros, hasta el 23 de abril de 1989 que con la presión de la presidencia renuncia a su cargo ´´vitalicio de líder moral´´, y a su secretario general del sindicato Refugio Araujo del Ángel lo hacen renunciar en la secretaria de gobernación.

El gobierno de Carlos Salinas de Gortari entrega el sindicato a Elba Esther Gordillo Morales y el gobierno de Enrique Peña Nieto la detiene por lavado de dinero y enriquecimiento inexplicable, esto fue en 2021 al inicio del sexenio.

Los maestros quedan a la deriva sin un líder moral o cacique que  es lo mismo,  un gremio pensante y politizado al menos eso dicen, ¿cómo el magisterio ha permitido que en su nombre se formen cacicazgos? no ha sido muy diferente en nuestro estado donde algunos aprendices de cacique se han enquistado en la sección cuatro, lo bueno que de aprendices no pasaron, sin embargo encontramos en las oficinas de nuestro sindicato compañeros que ya tienen veinte años o más pasando de una cartera a otra, todo esto se debe a que los que decidían quienes quedaban como dirigentes era un pequeño grupo que representaba a toda la base magisterial, y decidían de acuerdo con sus intereses particulares no los de sus representados.

Hoy el magisterio tiene la gran oportunidad de elegir directamente a sus dirigentes a través del voto universal y secreto, los maestros campechanos tienen que demostrar madurez y asistir a votar, si se quiere que el sindicato cambie, se debe participar en esta jornada cívica para decirle a los actuales dirigentes, que es lo que se quieren y quienes serán las personas que nos representaran en la sección cuatro, porque confían en que son personas comprometidas con las causas magisteriales y porque las propuestas que tienen son de beneficio para todos.

Maestros no tires a la basura la oportunidad de elegir a la persona que queremos como secretario general, de esta manera le podremos exigir que cumpla con sus propuestas y que atienda y resuelva los problemas del magisterio campechano.

La única forma de que el sindicato recobre  su fuerza y presencia es con la participación decidida de todos los trabajadores de la educación para cumplir con el eslogan ´´Por la educación al servicio del pueblo´´no de fracciones o grupos políticos.