Columna

Acomodan las fichas en el tablero de ajedrez en Campeche


Por José L. Can Hau 

La fiesta terminó, las promesas de campaña quedan a la espera de ser cumplidas por las y los Campechanos que con su trabajo, dedicación, esfuerzo y compromiso han llevado a lo más alto el nombre de este histórico estado.

La entrega ha dado inicio con el acomodo de las fichas principales en las diferentes secretarías, donde de inicio se miran y se leen perfiles de hombres y mujeres, unos exportados de otros estados, mientras que otros, de partidos políticos de oposición, pero que bien puede ser una integración de capacidades para beneficio del pueblo.

La considerada ya como una Diosa Maya, por su enorme popularidad; con la ayuda de un curandero maya, invocó en su toma de protesta, la iluminación y protección de los Dioses mayas, empero, ¿podrían acaso los poderes de estos Dioses con la fuerza y las costumbres de hombres que tan solo han cambiado el color de su uniforme con las exigencias de un nuevo gobierno para todos? He ahí la pregunta para realizar en casita.

Los docentes Campechanos siempre han sido ignorados en sus peticiones, y en sus necesidades, pues mucho han señalado el comercio descarado con posiciones y la venta de plazas, o mejor a aún, otorgadas por compromisos políticos, y ahora con el elegido de Layda, Raúl Pozos Lanz, se espera cumpla con la tarea de ponerle fin a esta añeja práctica perversa de gente que ha retenido el progreso del Estado por ambiciones de su manada, o , simplemente apapachará a sus entrañables amigos para que le ayuden a lograr la permanencia en el poder.Un buen trabajo servirá para demostrar su calidad y capacidad política sin distintos de colores o ideologías diversas.

Lo que no se descarta es la oportunidad que espera uno de los tantos jaguares colocados en este nuevo gabinete, y que en estos momentos tal vez suene algo ilógico o fuera de contexto, al ser colocado como Secretario General de gobierno, al Lic. Aníbal Ostoa Ortega, a quien se le abre la puerta y la posibilidad de sentarse en la silla del cuarto piso cuando el cansancio y la fatiga cansen a esta perseverante luchadora que a pesar del tiempo y sus consabidas consecuencias, logró su objetivo de ser protagonista de una historia de cambio y de transformación.

Tiempo al tiempo.

Hasta la próxima entrega de este nuevo gabinete