Local

Patrones, sindicatos y corrupción. -Editorial


Lo más común en estos tiempos, es manejar el término corrupción de una manera multidireccionada para no fallarle a todos los protagonistas.

Es el mismo caso de quien observaba el vuelo de un avión, y en el aire este explota, no dejando duda de la muerte de todos los ocupantes de aquel fatídico vuelo; ante el hecho la exclamación fue de: ¡justicia señor! ¡se que querías llevarte a alguno que levantó la mano contra ti, pero, porqué matarlos a todos!; en esas andaba cuando de repente siente la mordedura de una hormiga que lo llenó de furor y al voltear descubrió cerca de él el hormiguero y su reacción primera fue el ir a pisotearlo y destruirlo todo, tan solo por una hormiga que lo mordió. ¡Esa es la enorme contradicción humana! ¿Porqué el ejemplo?, El sindicato está para la defensa de los derechos del trabajador y para la consecución de mejores ambientes y seguridad laborales, y todo eso se olvida al sentir las mieles del poder que convierten al más santo en discípulo de satanás, pero con dinero; el problema es que siempre los mismos de adentro se presentan hablando mal del organismo que les dio cobijo y poder, y destruyendo, no solamente a su equipo sino a sus compañeros, exhibiéndolos en lo malo, en una política barata y ruin, cuya única propuesta está sustentada en el interés por el poder y no en las garantías de seguridad del trabajador. ¡Quienes ya vivieron en carne propia esto, lo pueden aseverar!, ¡Prohibido el tráfico de plazas y todo tiene un precio!, ¡No existe el tráfico de influencias y una tarjeta o una llamada telefónica manda a la justicia y al derecho al fonde de las mazmorras, para dar paso al poder y al influyentismo, así nada más, sin justificaciones!

Y esto, es el común denominador que rige los destinos de quienes afuera buscan una oportunidad para estar, pero los de adentro se aferran a no soltar lo que ya consideran suyo, aunque el tiempo, posteriormente, los haga escurrirse por la puerta de atrás, para salir huyendo del monstruo que ellos mismos crearon. ¡Si al ladino quieres conocer, dale tan solo dinero y poder! ¡Cuánta capacidad hay desperdigada por fuera, y que jamás podrán tener una oportunidad para desarrollar la tan ansiada experiencia que en todos lados les solicitan, porque se les niega la oportunidad la cual es aprovechada por anónimos sin conocimientos, pero con apellidos, o nexos, del poder y de la mafia de la corrupción! ¡Así todas las campañas políticas!, ¡Así todas las organizaciones! ¡Así hasta la misma religión en la que se juega con Dios y con el Diablo de manera indiscriminada! ¡ojo! ¡pero no son tan solo los líderes los corruptos, sino la conciencia establece que el principio de la corrupción empieza con los miembros, que sabiendo todas las trampas, triquiñuelas y demás, de manera consciente se regalan como cimiento sólido del enorme edificio que nacerá podrido y por lo mismo, esa podredumbre será la que se cargue mientras se siga jugando al juego de Juan pirulero!

La corrupción, como el matrimonio, exige la participación de al menos dos personas, de tal manera que ambas son corruptas si hacen las cosas en forma subterránea, como se hacen la gran mayoría de las cosas todos los días, ¿o no es así mis queridos sindicalizados? ¿O es que les han enterado que la sandía grande y de cáscara verde y brillosa que les enseñan como patrimonio de todos, solo se le come por dentro, por los de adentro y nada más? Es tan solo un decir; es tan solo una observación; uno tiene el cuchillo para cortar todo de tajo tan solo cuando así lo disponga. Tiempo al tiempo.